"No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: mas el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad." (Mateo 7:21-23).

Actualmente, hay cientos de congregaciones "cristianas", que están enseñando que hacen la voluntad de Dios. Todas tienen su base en la Biblia, solamente que unas enseñan que se debe cumplir con la ley de Dios; la cual, según éstas, la ley de Dios son únicamente los DIEZ MANDAMIENTOS ESCRITOS EN LAS DOS TABLAS DE PIEDRA QUE DIOS LE DIO A MOISÉS. Otros observan nueve de estos Diez Mandamientos, pues no guardan el día SÁBADO, sino el domingo como día de descanso. Otros guardan el sábado como día de descanso, las Fiestas llamadas: Pascua, Pentecostés y las Cabañas, mientras que otros guardan siete fiestas, a saber, Pascua, Ázimos, Pentecostés, fiesta de las Trompetas, de las Expiaciones, Cabañas y el día Sábado.

Cristo dijo que él no venía para abrogar la ley o los profetas, sino para cumplir, porque él nació de mujer, hecho súbdito a la ley, además la ley venía dentro de sus entrañas

Todas estas organizaciones difieren unas de otras en cuanto al nombre, puntos de fe, etc. Todo esto da motivo para que se establezca una verdadera confusión, pues mientras unos dicen que no se debe guardar la ley; otros dicen que sí, pero únicamente los Diez Mandamientos, a pesar de que Cristo dijo que él no venía para abrogar la ley o los profetas, sino para cumplir, porque él nació de mujer, hecho súbdito a la ley, además la ley venía dentro de sus entrañas (Mateo 5:17-19; Gálatas 4:4; Salmo 40:8).

Explicación de Romanos 6:14

Los que no guardan los mandamientos de Dios argumentan que no están en la obligación de guardarlos "porque no están bajo la ley, sino bajo la gracia". Ignoran que una persona que está bajo la ley no es la que obedece dichas normas, sino la que las quebranta; porque el que viola la ley es el que está siendo condenado por el mandamiento que ha transgredido; por lo cual, se dice que esta persona está bajo la ley, porque lo está condenando. Pero quien obedece las normas divinas, no está bajo la ley.

Por ejemplo: Una persona que comete una falta se le condena a cumplir determinada cantidad de años como castigo, si a ésta se le da su libertad, se dice que ya no está bajo la ley, sino bajo el favor (gracia) que le hizo la persona que le dio su libertad, la cual, no merecía. Así nosotros, como "la paga del pecado es muerte", estando condenados a morir, Cristo dio su vida por nosotros sin que fuéramos dignos de tal acción, por lo que podemos decir que: "Ya no estamos bajo la ley (el castigo de la ley que es muerte Romanos 6:23), sino bajo la gracia".

Tenemos el caso de Cristo con la mujer pecadora. Le dijo: “... ¿Mujer, dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado? Y ella dijo: Señor, ninguno. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno: vete, y no peques más.” (Juan 8:10-11), lo que es equivalente a decirle: Vete, y no quebrantes más la ley. Porque el pecado, es la violación de la ley. "Cualquiera que hace pecado, traspasa también la ley; pues el pecado es la trasgresión de la ley." (1ª Juan 3:4).

Por: Min. Santiago Montiel Flores