En una ocasión Jesús estando con sus discípulos le hicieron una serie de preguntas como: “…¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo?...” Lo primero que el Maestro respondió fue: “…Mirad que nadie os engañe” (Mateo 24:3, 4). El engaño es el arma mortal de Satanás, y debemos de saber distinguir la verdad de la mentira, así como el paladar sabe lo que es dulce y amargo, así debemos de tener nuestros sentidos apercibidos: “Porque el oído prueba las palabras, Como el paladar gusta para comer” (Job 34:3). El engaño, la mentira, el error es utilizado por el enemigo de Dios para trastornar la mente de los hijos del Altísimo, Pablo nos aconseja: “Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme á los elementos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2:8).

Reitero que el libro de Mateo 5:31, 32 Jesús utilizó el término «fornicación» como única razón para divorciarse, lo mismo lo hace en Mateo 19:9. En estos dos versículos aparece las dos palabras, tanto «fornicación» y «adulterio», y la razón que da Jesús para el divorcio es «fornicación». Esta palabra en el griego es «porneía» (G4202) que significa: “toda clase de relaciones sexuales inmorales”. Y la palabra «adulterio» viene de la palabra «moijáo» (G3429) que significa «adultera». Por lo tanto son dos palabras completamente distintas.

Muchos se han preguntado por qué Jesús dijo que la única causa para dar carta de repudio es la «fornicación», y Jesucristo no utilizó la palabra «adulterio». Ya que siempre hemos dado la definición de fornicación a la relación sexual antes de casarse, mientras que la palabra adulterio se utiliza cuando hay una relación sexual fuera del matrimonio, es decir la persona que comete esta falta está casada. Por lo tanto muchos no llegan a entender esta parte de las Escrituras, por lo que el propósito del tema que trataremos es encontrar la verdadera razón por la que el Hijo de Dios utilizó el término “fornicación”, iniciemos con el tema:

El antisemitismo ha sido una enfermedad propagada por Satanás, el quiere por todos los medios acabar con el pueblo de Dios, así que utilizando algunos versículos señalados en la Palabra de Dios, veían como único culpable a Israel de la muerte de Jesús. Y para sustentar este dicho se llegan a citar algunos versículos, por ejemplo: Hechos 5:30 “El Dios de nuestros padres levanto a Jesús, al cual vosotros matasteis colgándolo en un madero”.